Archivo mensual: abril 2009

Infierno:

Bíblicamente el infierno es donde Dios no está, intentaré reflejar a que se refiere “donde Dios no está” desde una vivencia personal…

Se siente enojo constante, son pleitos constantes, la puerta puede estar ceca de uno, incluso puede uno estar tocando la puerta de salida y no reconocer que esa es la puerta; incluso algunas personas pueden “mencionar” cuál es la salida y justifican porque no utilizan esa puerta. Es similar a la locura, ya que no se piensa razonablemente. Las personas que ven a estas personas que no están con Dios, tratan de convencerlos de que Dios es la salida, de que reconozcan que con Dios pensarán razonablemente, pero no logran convencerlos, estos están bien metidos y convencidos de las mentiras de Satanás, o psicológicamente hablando tienen pensamientos bien establecidos en la mente que siguen y no se dan cuenta que son equivocados, terapéuticamente hablando tendrían que cambiar su forma de pensar, una reestructuración mental, religiosamente hablando tienen que dejar al “viejo hombre” y andar como el “nuevo hombre”, con un estilo totalmente diferente, con la religión (personalmente hablando) es más fácil hacerlo, con Dios es más fácil, ya que la biblia nos dice cómo se comporta el nuevo hombre, así que lo leemos y tratamos de imitarlo, incluso uno se siente bien solo de leerlo y ver que hay otras opciones.

Platicamos con Dios y le contamos como nos sentimos de deshacernos del viejo hombre y hacemos consciencia constante de que el viejo hombre o sus rasgos seguirán con nosotros por muchos años, y es necesario hacerlo para no regresar a viejas formas de pensar, sentir y actuar. Ahora sentimos, pensamos y actuamos como Dios dice, esto es más fácil y si tenemos un problema lo consultamos con su palabra para encontrar la respuesta nuestro problema.

Las personas que han tocado el infierno y vivido en él, y que han salido de él conocen lo espantoso que este es, y detectan su olor cuando están en los límites del infierno, reconocen sus trucos cuando estas comienzan a envolver una situación, y lo único que deseamos es no volver ahí. Viví una relación destructiva, y de infierno y no deseo volver, estoy contento de haber salido, estoy agradecido con Dios por haberme dejado salir y estar con él ahora.

La diferencia es impresionante, la tranquilidad, la paz que se siente es inigualable. La locura es como cualquier vicio, algunos desean regresar aunque saben que no les beneficia, y te envuelve con las mismas mentira, con la promesa de que sabrás dar marcha atrás y regresar cuando uno lo desee, aun sabiendo que muchos jamás lo han podido dejar, que han regresado al vicio y jamás lograron regresar.

Saca el carácter, y no regreses a los vicios o a la locura, si has salido del infierno, no lo vuelvas a tocar…

destruccion1

Anuncios