Archivo mensual: junio 2010

¿Qué es la condenación?

Joh 3:17 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo,  sino para que el mundo sea salvo por él.

Joh 3:18 El que en él cree no es condenado;  pero el que no cree ya ha sido condenado,  porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.[13]

Joh 3:19 Y esta es la condenación: la luz vino al mundo,[14] pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz,  porque sus obras eran malas,[15]

Joh 3:20 pues todo aquel que hace lo malo detesta la luz y no viene a la luz,  para que sus obras no sean puestas al descubierto.[16]

Me encanta este pasaje porque explica muy bien cuál es la condenación y porque nos condenamos; no es arder en el infierno, no es la vida eterna en el infierno de la que  todos se ríen, de la que todos dicen: pues al final de mi vida me arrepiento y listo o sino pues me la pasaré de fiesta en el infierno.

Nooooo.

Esto no es así. La condenación es: la luz vino al mundo,[14] pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz,  porque sus obras eran malas,

Esta es la condenación,  que siguas haciendo lo incorrecto por amor a lo incorrecto, ¿porque? porque al no creer en Jesús no se tiene un rumbo estable, llevándonos a hacer cosas incorrectas y después de hacerlas repetitivamente  nos lleva (por costumbre) a amar las cosas incorrectas; y a pesar de que conocemos a Jesús, de que conocemos su palabra; perjudicamos a la gente y nos perjudicamos a nosotros mismos con nuestras decisiones. Esta es la condenación, que estarás haciendo lo que no es de Dios el resto de tu vida, esa es una espantosa condenación, porque esto No Hace Feliz a nadie, serás infeliz siempre.

Además, ya que la gente hace lo incorrecto, no le agrada que la pongan al descubierto, hacen las cosas a escondidas y no les agradaría que se supiera todo lo que hacen, esa es un arma poderosa de satanás, amenaza a la gente con “descubrirla” y la gente que piensa: -“seré condenado si me sorprenden; si es que se sabe todo lo que hago”-, se sigue ocultando por vergüenza, esto los encierra en un círculo vicioso de por vida.

No lo hagas, Dios está a la puesta llamando, ábrele, recíbelo, ámalo y síguele.

Joh 3:17 Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo,  sino para que el mundo sea salvo por él.

¡Que Dios los bendiga!

Paciencia…

La desesperación es una mala consejera…

El maestro…

Que decepcionante es la educación cuando al final del camino, después de tanto esfuerzo, los alumnos solo piden menos trabajos o simplemente desean realizar el menor esfuerzo posible.

Que decepción cuando después de ver por ellos simplemente te dan la espalda,

Que decepcionante cuando el esfuerzo no ha servido para nada,

Cuando después de tanto tiempo se siguen preocupando por un número

Cuando después de tanta explicación no se ha aprendido nada

Es aquí cuando recapacito sobre si vale o no la pena continuar

Y después de reflexionar; la respuesta es: No; no continuaré.

Que decepción…

He fracasado, no sirvo para esto.

Porque: ¿para quién trabajas si no es para ellos?

¿Para qué te esfuerzas si no es por ellos?

Y si ellos no te necesitan,

Si a ellos no les interesa,

¿Cuál es la razón de seguir?

La ley del “menor esfuerzo” es apoyada por los directivos,

Así que después de tanto luchar,

Volteas y no ves a nadie,

Nadie respaldándote,

¿Por quién luchaste?

¿A quién ayudaste?

¿Dónde están los que protegiste?

He luchado por años una batalla inútil,

porque nadie la solicitó.