Juego de la vida

La vida es un juego; un juego que por lo menos se puede jugar de dos formas:

1. Temerosa:

1a.- Temerosa torpe: porque gana el miedo y solo se piensa en no perder, en lugar de ganar.

1b.- Solo Temerosa: no se disfruta y se hace con cautela. Esto puede dar buenos resultados aunque pocos o por decirlo de otra forma, pobres resultados.

2.- Con confianza:

2a.- Exceso confianza: se hace de forma torpe o tonta, por el exceso de confianza que hace cometer errores.

2b.- Confianza: Esto hace que la disfrutemos y se hace con mucha seguridad de que lo que se hace, SE HACE BIEN.

¿Cuál es tu forma?

Anuncios

Una respuesta a “Juego de la vida

  1. Hola, esto si me da risa en verdad, jajaja, a lo largo de mi vida las he vivido las dos formas, y se viene dando uno de topes luego, jovencita temerosa, luego muy valiente equivocandome, y hay va uno por la vida intentando una u otra forma, luego de los trancazos viene la reflexion, y ya en la vejes la confianza, jajaja, porque ya tenemos mas tiempo para meditar y compender la vida, bueno hubiera sido, creer en la juventud, tener confianza, en cada paso que das, pero en esa etapa te das cuenta que no hay como saber si el paso que daras es el acertado, crees en ti, pero y la otra parte? juegas limpio tu y el otro?, me parece que esa confianza, nos la otorgan nuestros padres al indicarnos el camino en la vida, hablarnos de Dios, ahi es donde me gustaria haber tenido abuelos, a quien preguntar, pero yo digo que creer con firmeza, tener principios y aferrarte a ellos, sabiendo, que son las cosas de Dios, cuando aprendes la humildad, la sencillez, la conformidad, pero sobre todo, las compañias es importante tener amistades que pinsen como tu y que creean en el mismo Dios, que coincidanen la misma fe, para no extraviarse del camino.
    Para mi forma de pensar esto es lo que te da confianza, saber, pero saber en verdad, para donde vas, que esperas encontrar en la vida, porque una vez afuer, si no llevas esto, te pierdes. y el camino de regreso es doloroso.
    No nos apartemos de la mano de Dios, y oremos constantemente.
    tal vez evitemos algunos dolores, o muchos.
    Bueno saludos psicologo Gabriel, que bueno que lo tenemos de nuevo.
    Que Diosito nos bendiga a todos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s