¿Puede el dinero dar la felicidad?

“No hace falta que hagas cosas increíbles con tu dinero para ser feliz” Michael Norton Professor of Business Administration Harvard ¿Puede el dinero dar la felicidad? Michel en su libro “Happy money”, comenta que podemos alcanzar la felicidad solo si compartimos con los demás lo que tenemos.

Las labores altruistas benefician tanto a los demás como a uno mismo. Todos creen que gastar el dinero para uno mismo es lo mejor y decirle que lo debe de gastar en alguien más lo ven como una locura, sin embargo en experimentos en los que se compara la felicidad de quien gastar solo en el mismo contra el que lo gastar en los demás; demuestra que estamos hechos para dar. Se ha comprobado que no hay cambio alguno cuando gastas solo en ti mismo y sin embargo si lo hay cuando lo das a los demás. Las personas son muy felices cuando comparten, cuando dan lo que tienen, no cuando tienen dinero, no cuando juntan dinero y lo gastan en ellos mismos.

Así que si no te sientes feliz, lo primero que debes preguntarte es ¿Qué tanto das a los demás? ¿Qué tanto te has preocupado por los demás? Es muy probable que descubras que solo piensas en ti mismo. Cuando solo gastas en ti y piensas en ti, este círculo nunca termina, siempre se quiere de más y más dinero y nunca acabas de sentirte feliz. Hay que pensar en los demás pero no para empequeñecerse o compararse, sino para cooperar, para aprender y crecer como personas, no para crecer como objetos, que entre más acumulemos o compremos somos más grandes. Solos, no vamos a ninguna parte; solos, no somos felices; necesitamos que alguien más nos diga que nos quiere y que le somos importantes.

Estos estudios aunque son actuales no son una novedad sus resultados:

Mc 10:20 El entonces respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto he guardado desde mi mocedad. Mar 10:21 Entonces Jesús mirándole, amole, y díjole: Una cosa te falta: ve, vende todo lo que tienes, y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz…

Mc 10:24 Y los discípulos se espantaron de sus palabras; mas Jesús respondiendo, les volvió a decir: ¡Hijos, cuán difícil es entrar en el reino de Dios, los que confían en las riquezas! Mar 10:25 Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que el rico entrar en el reino de Dios…

Mar 10:45 Porque el Hijo del hombre tampoco vino para ser servido, más para servir, y dar su vida en rescate por muchos…

Mc 12:30 Amarás pues al Señor tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y de toda tu mente, y de todas tus fuerzas; este es el principal mandamiento. Mc 12:31 Y el segundo es semejante a él: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

No hay otro mandamiento mayor que éstos. Jesús ya lo había dicho, mandado, desde hace más de 2 mil años. Y no le hemos hecho caso, porque tenemos que escuchar más estudios y comprobar lo que él nos ha mandado a hacer. Es muy sencillo seguirle. Síguelo.

Basado en el Programa “Redes” de Eduard Punset.

Resultado de imagen de altruismo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s