Reconoce tus emociones

¿Quién podría decir que si le enseñaron como expresar emociones?

Necesitamos reaprender a identificar nuestras emociones, diversas experiencias en la infancia han hecho que entendamos mal el mundo que nos rodea y han hecho que todo lo miremos a través de una sola emoción, llámese a esta: odio, resentimiento, tristeza, vergüenza, ira, etc. Necesitamos reaprender a contactar con todas nuestras verdaderas emociones y a expresarlas de manera adecuada para así poder observar más claramente las situaciones que nos rodean, ya no las tacharemos de –malas o buenas– sino que veremos todos sus matices, aprenderemos a valorar más a las personas cercanas y no cercanas, aprovecharemos mejor el día a día.

Dentro de las enseñanzas básicas es la “aceptación”, ¿aceptación de qué? De todo. De como soy físicamente, como me veo, como hablo; aceptación para no separar lo que pienso de lo que siento, aceptación para no desear ser alguien que no soy, aceptación para aprovechar lo que tengo en lugar de desear lo que no tengo, aceptación para no separar la razón de la emoción.

Acepta tus emociones, Mat 5:23 Por tanto, si trajeres tu presente al altar, y allí te acordares de que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu presente delante del altar, y vete, vuelve primero en amistad con tu hermano, y entonces ven y ofrece tu presente. No dice, -¡si tú tienes la razón déjalo a que medite y cuando recapacite él te buscará y si no te busca allá él!-; dice: -y allí te acordares de que tu hermano tiene algo contra ti… vete… vuelve primero en amistad con tu hermano-. Dice, ve tú, búscalo, no importa quién tiene la razón, reconcíliate con él, pero para esto, reconoce tú lo que siente, lo que tienes tú en su contra y si no tienes nada en su contra entonces ¿Qué te impide reconciliarte?.

Reconoce como te sientes y así podrás ayudar a tu hermano a reconocer lo que siente y ambos se darán cuenta que le dieron demasiada importancia a algo efímero y que lo más importante para ambos (que es su amistad) lo están dejando perder. Se sentirán mejor, se sentirán en paz, se sentirán tranquilos y felices, se entenderán mejor a sí mismos y entenderán mejor a los demás, podrán venir con Dios y agradecer sus bendiciones, ya no le echarán la culpa a Dios de sus problemas o de su situación, ya no acusarán a Dios de ser injusto y no se preguntarán porque permite que ustedes sufran.

Verán las situaciones que les rodean de manera más clara y justa, valoraran más su día a día, valorarán que Dios les ayuda y guía y sabrán que obedeciéndole tendrán una mejor vida. Mat: 6:15 Porque si perdonareis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial. Mat: 6:20 Mas haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompe, y donde los ladrones no minan ni hurtan: porque donde estuviere vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón.

Resultado de imagen de tesoro en el corazon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s