Archivo mensual: enero 2009

Vivir…

He escuchado una experiencia que narra Eduard Punset, en una de las tantas entrevistas que le han hecho; “Hay vida antes de la muerte”. Así de simple y sencilla es la ciencia, las grandes ideas y la convicción de Dios. La mayoría de la gente se preocupa y trata de hacer las cosas preparandose para después que muera, esto por supuesto le estresa demasiado, en primera porque no sabe realmente si hay vida después de su propia muerte, y en segunda le preocupa porque si realmente la hay, él cree que hay que ganársela actuando con ciertas claves que lee de su religión.

Pocos son los que se preocupan por ser felices de verdad, en lugar de buscar la felicidad hay que vivir la felicidad, la respuesta esta en este grafiti con el que se ha topado Punset en el metro de Inglaterra en donde alguien dió en el clavo. Y le expresa a la gente que “Hay vida antes de la muerte”.

Vivamos ya esta vida, seamos felices, amemos, gocemos y aprendamos de las cosas más sencillas; gracias a Dios, por la… Vida… antes… de… la… Muerte…

vida

No te sometas a una autoridad irracional… 1a parte

Erich Fromm, es uno  de  mis  autores  favoritos  por  la  gran  capacidad   de crítica objetiva que manifiesta en sus escritos;   por los planteamientos bien fundados sobre la salud y la enfermedad mental  y  por  el  lenguaje tan accesible a todas las personas que desean conocer sobre teman mentales. En el libro: Caminos hacia la salud mental, encuentro este párrafo que me parece por demás atrayente; y después de que lo lean les explicaré porque me atrae tanto:

La persona mentalmente sana es la persona productiva y no enajenada; la persona que se relaciona amorosamente con el mundo y que emplea su razón para captar.la realidad objetivamente; que se siente a sí misma como una entidad individual única, y al mismo tiempo se siente identificada con su prójimo; que no está sometida a una autoridad irracional y acepta de buena voluntad la autoridad racional de la conciencia y la razón; que está en proceso de nacer mientras vive, y considera el regalo de la vida como la oportunidad más preciosa que se le ofrece.”

Fabuloso este pequeño fragmento, ¿verdad?; a mi me ha llenado la parte que está en rojo, porque las personas que me rodean, me insisten que no hay que revelarse a las autoridades de la iglesia , ya que es un mandato de Cristo (y exponen los versículos que según refuerzan esta explicación), y me comentan una y otra vez que hay que hacer oración y nada más, para que esto cambien, y obedecer a las autoridades de la iglesia, aun sabiendo de antemano que lo que hacen es irracional, inadecuado o incluso, injusto. Este párrafo me deja mentalmente más tranquilo, por fin encuentro alguien que refuerza mi pensamiento, ya que me he negado a estar por bajo personas que son mentalmente inferiores, y no es que yo sea superior, sino que no podemos delegar nuestra capacidad de actuar, nuestra capacidad de razonar y nuestra capacidad de sentir, a personas que no están preparadas para esto.

La iglesia cristiana, sobre todo, insiste en poner bajo la etiqueta de “líderes”  a personas que no están capacitadas ni intelectualmente ni emocionalmente, y este mando se debería escoger en una comparación con todos los miembros de la iglesia, para que el más capacitado sea el que esté al frente, es decir, si esta persona es la más capacitada mental e intelectualmente, pues que este a cargo de ese puesto por periodos cortos, en los que se ponga a prueba nuevamente a todas las personas de la iglesia y se cambien al que en su momento esté mas capacitado.

Pero por el contrario, el tráfico de influencias, también afecta a la iglesia, y son las personas más allegadas al Pastor, las que se hacen cargo de estos grupos, y son estas las personas las que toman decisiones que siguen enfermando a la iglesia.

Todo esto no es en todas las iglesias, afortunadamente, pero si en tu iglesia estás enfrentando injusticias, por favor, levántate y haz algo al respecto, no cedas tu voluntad a personas que son inferiores a ti, no cedas tu salud mental, para que la otra persona te enferme, que no te invada el sentimiento de culpa; y si los miembros de la iglesia te critican por ello, no te preocupes y no los culpes, lucha: como dice Gandhi, nunca dejes de luchar, pero sin violencia.

Habrá personas que comentarán que yo solo he encontrado, a un autor que piense como yo, y nada más, que esto no significa que Fromm tenga razón, ni que yo la tenga, y les diré que es cierto, pero como persona social, necesitaba a alguien que pensara como yo, y lo encontré, jajaja. En fin, gracias a Fromm, no me siento solo.


descubrimiento-inchala041013