Archivo mensual: abril 2017

¿Puede el dinero dar la felicidad?

“No hace falta que hagas cosas increíbles con tu dinero para ser feliz” Michael Norton Professor of Business Administration Harvard ¿Puede el dinero dar la felicidad? Michel en su libro “Happy money”, comenta que podemos alcanzar la felicidad solo si compartimos con los demás lo que tenemos.

Las labores altruistas benefician tanto a los demás como a uno mismo. Todos creen que gastar el dinero para uno mismo es lo mejor y decirle que lo debe de gastar en alguien más lo ven como una locura, sin embargo en experimentos en los que se compara la felicidad de quien gastar solo en el mismo contra el que lo gastar en los demás; demuestra que estamos hechos para dar. Se ha comprobado que no hay cambio alguno cuando gastas solo en ti mismo y sin embargo si lo hay cuando lo das a los demás. Las personas son muy felices cuando comparten, cuando dan lo que tienen, no cuando tienen dinero, no cuando juntan dinero y lo gastan en ellos mismos.

Así que si no te sientes feliz, lo primero que debes preguntarte es ¿Qué tanto das a los demás? ¿Qué tanto te has preocupado por los demás? Es muy probable que descubras que solo piensas en ti mismo. Cuando solo gastas en ti y piensas en ti, este círculo nunca termina, siempre se quiere de más y más dinero y nunca acabas de sentirte feliz. Hay que pensar en los demás pero no para empequeñecerse o compararse, sino para cooperar, para aprender y crecer como personas, no para crecer como objetos, que entre más acumulemos o compremos somos más grandes. Solos, no vamos a ninguna parte; solos, no somos felices; necesitamos que alguien más nos diga que nos quiere y que le somos importantes.

Estos estudios aunque son actuales no son una novedad sus resultados:

Basado en el Programa “Redes” de Eduard Punset.

Resultado de imagen de altruismo

¿Deseas cambiar tu forma de ser?

Estudios sobre mapeo y cartografía neuronal han mostrado que el cerebro puede formar conexiones sinápticas nuevas y en cuanto las hace cambiamos totalmente, lo malo es que para lograr ese cambio se requiere de esfuerzo. Algunas recomendaciones para provocar el cambio son: cambiar tu ambiente (que es casi imposible para muchos) o cambiar de lugar de residencia (que requiere de dinero); ya que es más fácil cambiar cuando tu alrededor cambia

Ver las imágenes de origen

Reprograma tu cerebro…

Nuevas técnicas de estimulación cerebral no invasivas han demostrado que el cerebro es fácil de reprogramar, es rápido para adaptarse y por lo tanto si hacemos algo de manera constante se crean esos caminos que facilitan la labor que se esté haciendo, incluso cambia la genética y crea algo totalmente nuevo.

Por ello si tienes hábitos destructivos, dependencias o estas realizando alguna actividad que solo por ser novedosa la estas realizando aunque sepas que no te conviene hacerlo, lo que haces es adaptar tu cerebro para lo malo, aunque nadie en tu familia lo haya hecho antes. Lo mejor es que si estas en este punto puedes fácilmente reprogramarlo para que regrese a lo correcto, a lo sano, a que encuentres nuevamente la paz y la felicidad que habías perdido o que alguien te robó.

 

Resultado de imagen de plasticidad cerebral

Anorexia nerviosa vs anorexia espiritual

Anorexia = del griego a-/ an- (negación) + órexis (apetito)

Las personas que padecen de anorexia nerviosa como enfermedad, pierden no solo peso, van perdiendo facultades mentales ya que el cuerpo toma también grasa y proteínas de su cerebro como último recurso para sobrevivir, cuando inician un tratamiento comienzan tomando papillas hasta que su estómago se acostumbra a ingerir algo más sólido.

El DSM-IV nos dice: Los estudios han identificado seis “objetivos” para reducir el riesgo de recaída en la anorexia:

1. adquirir una motivación intrínseca en su deseo de cambiar;

2. evaluar la atención y la recuperación como un “trabajo en curso”;

3. percibir la importancia de la experiencia del tratamiento;

4. desarrollar relaciones de apoyo social;

5. tomar conciencia y tolerancia de sus emociones negativas, y ser capaz de gestionarlas;

6. ser capaz de ganar autoestima.